Inercia

Quizás fueron los golpes, las decepciones, la amargura de saber que podía y no hacer nada, la tristeza de un fracaso tras otro, o posiblemente fueron miles de palabras agolpándose sin parar hasta que finalmente laceró mi alma, cansada ya de tanta penuria sin esperanza.

Decidí triunfar

Creo que mis miedos son los que me han detenido hasta ahora, así que hoy, dejándolos atrás, he decidido triunfar…

Agridulce

En ocasiones el desaliento, el dolor, la tristeza, invade mi corazón, y lágrimas brotan de mis ojos, impotente y débil para detenerlas,

Enemigos, la vida es muy corta para confiar… (Peter Vergara)

Sigue viviendo en esa nube, que la caída será espantosa, y lo triste del caso es que nadie, con la posible excepción de una que otra persona allegada, amiga, de la familia, será la que tenderá su mano cuando te encuentres próximo a ahogarte…