Quiero llorar

            <em>Quiero llorar</em>

¿No te has levantado una mañana, y lo primero que viene a tu mente es el deseo inmenso de seguir durmiendo? ¿Has pensado en el día tan difícil que te espera si osas salir de tu cálido colchón para enfrentarlo?

Las horas del reloj en la madrugada parecen congeladas en el tiempo, y tu noche se hizo eterna, pensando una y otra vez en todas las cosas en las que no quisieras, pero que implacablemente te asaltan sin compasión en medio de la oscuridad que ahora te rodea porque te sientes preso de la desesperación, y no ves una salida inmediata. Así es tu vida, la de todos, cuando tu mundo se derrumba a pasos agigantados, las puertas se te cierran, los llamados amigos te abandonan al verte caído, y la vida cruel sigue aporreando tu puerta sin descansar, esperando que la abras y enfrentes de una vez y para siempre todo lo que te tortura.

Pero no es fácil. Nunca lo es. Los problemas se amontonan cada vez más, las tribulaciones también, y la decepción amarga te paraliza por completo, pues no sabes si vas o vienes por el camino, o si alguna vez lograrás hallar la ruta correcta hacia lo que quieres, pero que te ha sido negado hasta ahora.

Sientes deseos de salir corriendo, de darle rienda suelta a todos esos sentimientos de tristeza y derrota que te invaden segundo a segundo, de rendirte ante lo que no puedes vencer.

Quieres llorar. Las lágrimas se asoman tímidas a la orilla de tus ojos, y lucen indecisas sobre caer o no, o quedarse estancadas como agua en el pozo que amenaza desbordarse, pero que a última hora se contiene milagrosamente.

Mi día comenzó así. Creo que será interminable. Desconozco si nuevos monstruos surgirán en medio de la nada para atacarme por todos los flancos. No sé si lograré vencerlos una vez más, o me abandonaré a la dulce idea de mandar todo al infierno y rendirme ante la vida. Quizás pase por mi mente llorar, gemir lastimeramente en busca de una empatía que raramente ya se ve entre nosotros, o salir a la calle y gritarles a todos los que quieran escucharme que no estoy derrotado, aún, y que mi sueño solamente es mío, de nadie más, y que lucharé por el mismo hasta mi último aliento de vida.

Luego, espero llorar, pero de alegría por vencer a mi triste alma decepcionada, y por no haber sido abatido durante la batalla.

Porque para eso tengo a alguien de mi lado que jamás se rendirá, y que me llevará en sus reconfortantes brazos si desfallezco en la carrera en la que mi existencia se ha convertido…

Author: Peter R. Vergara Ramírez

Autor de Puerto Rico. Ha escrito varios libros en diversos géneros literarios, todos publicados en las principales plataformas  en el mundo como Amazon, Barnes&Noble, Apple iBooks, Google Books, Kobo, Taylor, Casa del Libro y otras.