A veces el no vivir a plenitud significa una muerte lenta de nuestros sueños