El comienzo: Su cuerpo se negó a dar un paso más. Estaba cansada de tanto huir. Tenía que descansar, aunque fuera un instante, para reponer sus energías, seguir huyendo, conservar la vida que le querían arrebatar. Trató de percibir algún sonido. Nada. Un silencio sepulcral invadía la noche. Hasta elContinue Reading

Recuerdos Implacables —¿Quién demonios eres? La persona no dijo nada. Solamente sonreía burlonamente. En sus negros ojos como la noche únicamente veía la sombra de la muerte. —¡Háblame, maldita sea! Se movió hacia mí, lentamente, como si disfrutara con mi angustia. Sentí mucho miedo. Apenas podía moverme; mucho menos reaccionar.Continue Reading