Divagaciones de Peter 2

La esencia de mi ser no la determinan otras personas, ni tampoco la libertad de hacer lo que quiera solamente por caprichos impuestos de seres que nunca alcanzarán la grandeza requerida para ser la diferencia en este mundo.

Originally posted 2018-08-14 20:03:53.

Todo a su tiempo

En el tedioso proceso de crecer y perseguir un sueño el desaliento muchas veces nos sorprende en plena faena, y sentimos nuestras fuerzas flaquear ante la inmensidad de la empresa que deseamos acometer, y nos caemos, estrepitosamente, incrédulos por la magnitud del sentimiento de derrota que nos invade, hasta que recordamos que no tenemos que depender de nuestra propia fuerza cuando tenemos a alguien en quien confiamos ciegamente y que a su debido tiempo bendecirá grandemente lo que ahora nos entristece e impide nuestro camino hacia la cima…

Originally posted 2018-05-17 02:53:26.

Bajo ataque: María, once meses después… (4to artículo de María, el monstruo nos atacó)

Bajo ataque: María, once meses después…

Pareciera como si esas interminables horas de terror vividos bajo el asedio despiadado de María no hubiesen finalizado, todavía.

Salimos a las calles en la mañana y vemos, consternados, como muchas casas y calles de nuestros pueblos lucen sin levantar vuelo, destruidas muchas de ellas bajo el ataque; otras, por el paso del tiempo y desatinada administración gubernamental en ambos niveles, municipal y estatal. Los rostros de nuestros vecinos y amigos llevan marcados en ellos los vestigios imborrables de un millón de lágrimas derramadas ese funesto día de septiembre del 2017. La tempestad nunca dejó de atacar; nosotros tampoco de pedirle a Dios con todas nuestras fuerzas por el milagro de alejarla para siempre antes de que destrozara por entero a nuestro terruño, y prácticamente lo hizo, acabar con lo que nos quedaba, pero se alejó, tarde, pero seguro, dejando atrás una estela sin parangón de hogares derruidos y vidas segadas. La historia se encargó de recordarnos que de nada vale ser la Isla del Encanto, si no nos comportamos con humildad ante la fuerza inconmensurable de la naturaleza y de quien la gobierna, uno que no necesita votación electoral cada cuatro años para seguir dirigiendo el cauce de nuestras existencias.

Olvidamos por un momento inclinar el rostro y bajar la mirada, y fue en ese preciso instante cuando la furia de los vientos se ensañó con nosotros hasta lo indecible. No existe gobernante terrenal, ni político oportunista, que sea mas grande que lo antes expuesto, aunque ellos en la soledad de sus vidas y ante el espejo de su habitación que nada oculta, les diga en su cara que nada son si no tienen la entereza, dignidad y humildad que se requiere cuando de dirigir un pueblo se trata. Quizás se crean grandes, y posiblemente los demás lisonjeros a su alrededor se lo hagan creer, pero potentes naciones han caído bajo la embestida de la naturaleza por no creer que nada somos, ni seremos, si no pedimos ayuda al que sí nos la brindará cada vez que lo necesitemos.

Somos humanos e imperfectos, y limitados en muchas cosas, pero creo que podemos aprender todavía.

Aprender que la vida tiene un ayer, hoy y mañana, y que el presente puede ser el maestro que necesitamos para evitar los errores del futuro.

No podemos adivinar lo que nos depara, si otra cruel enseñanza o miles de bendiciones, pero debemos de estar preparados para cualquier eventualidad, sin importar lo dura que pueda ser. No es con recriminaciones ni endilgarle culpas a otros como podemos volver a levantarnos, sino con mucho trabajo y sacrificio que, quizás, algún día, deje en el pasado las malas decisiones y administraciones que juraron ante un pueblo ser la diferencia, y que al final, solo resultaron ser aves de paso por creer que podían ser más grandes que Dios.

La vida se encarga siempre de recordarnos que no somos inmortales ni sabios, y que lo que hagamos mal ahora tendrá su consecuencia mañana.

Los primeros días y meses después del ataque lucimos como un pueblo compasivo y solidario, y lo que antes rechazábamos por orgullo luego lo aceptábamos con humildad de espíritu. Lástima en ese sentido de que las cosas hayan vuelto a ser como antes, o quizás hasta peor, pues lejos quedaron esos sentimientos y unión de un país ante los embates de la naturaleza, para volver a caminar el mismo camino que juramos no volver a recorrer en esas oscuras y largas horas de agonía ante la acometida del monstruo.

Pienso que a veces no aprendemos la lección, cabeciduros al fin.

Solo espero que el profesor no repita la clase mañana, ni nunca, pues nos colgamos de nuevo…

Originally posted 2018-08-09 16:51:14.

Cuando mis ojos lloraron hoy

Cuando mis ojos lloraron hoy

Las primeras horas del amanecer siempre son las más oscuras en mi vida, pues la tristeza que me asola es compañera inseparable que nunca se aleja, aunque le caiga a patadas, ni la desazón que me invade tiene compasión conmigo cuando de abrumarme se trata.

A veces me despierto en medio de la noche, y permanezco con los ojos cerrados, inmerso en pensamientos que siempre tratan de imponerme su voluntad a capricho como si un muñeco o títere yo fuera. A veces lo logra; otras no.

Hoy lo consiguió. Tristemente. Traté de evitar que traspasara la zona de serenidad que aún conservo a duras penas en mi presente actual, y me invadió. Los pensamientos que nadie desea, el sentimiento del que muchos huyen despavoridos.

Pájaros portadores de pesimismo que hacen su nido sobre tu cabeza, y luego son reacios a marcharse, aunque sepan que no son bienvenidos. El pensamiento de la derrota, el dolor que experimentas, del desaliento que no te libera, y el carcelero déspota que no afloja las cadenas, aunque clemencia pidas.

Permití que me alcanzara, y hoy, al despedirme de mi ser amado, no pude evitar que mis ojos se aguaran, nublando mi visión al encender el auto y proseguir la marcha. Miles de cosas pasaron por mi mente, y el caudal de sentimientos encerrados en mi corazón se desbordaron como torrente violente que destroza todo a su paso.

Me sentí abatido por infinidad de cosas. Abrumado por la vida y abandonado a la deriva sin esperanza de encontrar un puerto seguro al que dirigirme en busca de mi salvación.

Sé que algo sucederá que alegrará mi existencia y la encarrilará al camino que una vez seguí, y que muchas puertas se abrirán en su momento cuando Dios así lo disponga, pero en este instante me siento decaído, sin fuerzas para seguir adelante y luchar por lo que puedo lograr de así desearlo.

Los pasados meses no han sido fáciles. Los golpes se han sucedido uno detrás del otro, pero no me han derrumbado definitivamente. Pierdo la ilusión de vivir en ocasiones, pero luego recuerdo que todavía hay personas a mi alrededor que confían en mi plenamente, y me aman, y trato de desterrar toda esa negatividad y pocos deseos de batallar que me restan, y abro mis ojos en medio de la madrugada, y sonrío.

Todavía me queda algo por lo que luchar, y Dios no permitirá que caiga en el campo de batalla sin antes haber conseguido lo que tanto anhelo.

Volver a ser el que antes fui. A pesar de las lágrimas…

Originally posted 2018-08-06 13:56:11.

María, el huracán que transformó nuestras vidas, en PDF (3 artículos)

María, el monstruo que no esperábamos…

 

Al momento de escribir esta serie de artículos, lo único que me motivaba a hacerlo era plasmar por escrito los sucesos de esa amarga fecha del 20 de septiembre de 2017 cuando María irrumpió violentamente en nuestra isla y en nuestras vidas y trastocó todo por entero. Fueron largas horas de agonía en la oscuridad que despertaron en nosotros viejos terrores de cuando éramos niños y nos hallábamos solos en la casa en medio las sombras de la noche, y no osábamos gritar pidiendo auxilio porque la voz no nos salía y nuestro cuerpo no respondía ni siquiera para echar a correr. Terrores que nos paralizaron entonces, horrores que nos derrotan ahora, e incertidumbre de un futuro que no sabemos si llegará a ser normal como antes. Le pido a Dios mucha fortaleza para los que perdieron todo, y entereza para comprender que la vida puede comenzar después de una larga noche de dolor…

Puede obtenerlo aquí en PDF: https://petervergara1.online/wp-content/uploads/2018/08/Amaneciendo_en_el_dolor_2.pdf

 

 

 

Originally posted 2018-08-02 21:46:21.

RESPETO

    Respeto

Ayer vi a un niño respondiéndole de mala manera a sus padres por haberle llamado la atención sobre algo. El niño, de aproximadamente 10 años, armó una pequeña guerra únicamente por no comprarle un juguetito. Los clientes en la tienda se miraban entre sí, atónitos por el ataque despiadado del hijo a sus padres con improperios fuera de lugar. Y los padres siguieron luego como si nada, mientras su vástago pateaba todo a su paso.

Tuvieron la oportunidad de aplicarle un correctivo enseñándole una lección, para que en un futuro no volviera a comportarse de la misma manera, pero no la aprovecharon, y seguramente, lo apuesto, tampoco lo hacen en su hogar, por lo que este futuro ciudadano llegara a la adultez con unos principios distorsionados de lo que significa la palabra respeto.

Los hijos de épocas pasadas respetaban de verdad, y ni siquiera se atrevían a levantar su mirada cuando los regañaban o les castigaban, pero aprendían, y a veces ni castigo físico le aplicaban, solamente una mirada ceñuda y se iban a sus cuartos hasta que recibieran la orden de salir a compartir con la familia. Ninguno se atrevía a desafiar la autoridad de un padre, so pena de un escarmiento mayor.

Eran tiempos difíciles, pero tenían un orden, y el centro de todos los valores morales nacía en el seno familiar. Se compartía más que en el presente, en el que todos los miembros de la familia están embelesados como zombis frente al smartphone, y apenas, o nada, participan de las actividades en su casa, aunque tampoco en el salón de clases prestan mucha atención al maestro, un pecado grandísimo en tiempos pasados, y le montan un espectáculo al mismo cuando son regañados frente a sus compañeros.

Pero lo estoy diciendo, tiempos pasados, donde el entorno social era más llevadero que actualmente, y las personas se conocían a conciencia, los vecinos eran casi parte de la familia, y el punto de reunión los domingos era la iglesia, y luego la comida en la tarde con todos los padres, hijos, abuelos, tíos, sobrinos, primos, y los vecinos que se arrimaran a última hora para la fiesta dominguera. Se respiraba hospitalidad y buenas costumbres, y el respeto imperaba por sobre todas las cosas. Era un compartir agradable, que luego se trasladaba a las fiestas patronales, el cumpleaños de los hijos, el viaje a los Estados Unidos, la boda de los nenes, y muchas otras actividades que realmente se celebraban como fiestas de todos, sin importar el lugar ni la hora.

Todo esto se ha ido perdiendo con los años, y los niños que crecieron en ese momento ahora son los padres y abuelos del presente, y no han sabido, o no han querido, inculcarles esos mismos valores a sus hijos para que los pasen de generación a generación. Existen sus excepciones, claro, como todo, pero son los menos, que aprendieron a respetar a sus mayores y a la sociedad en la que vivimos. La falta de respeto comienza desde la mañana hasta la noche, en las escuelas, universidades, trabajos, en las redes sociales, donde proliferan grandemente, y en donde se sacan todos los trapitos al sol para que miles de personas alrededor del mundo se enteren. Hasta en las iglesias, cuando un miembro de esta no se encuentra conforme con lo que dice su hermano en la religión, y forma un bochinche de madre por tonterías o por puntos de vista diferentes.

Extraño esa época, donde un simple paseíto por las calles de mi pueblo, deleitándonos, por así decirlo, con los artículos exhibidos en las vitrinas de las tiendas, el window shopping, por la calle McKinley de Manatí, hasta el local de los mantecados chinos que todavía existe, pero en otro punto de la calle principal. Eran placeres inigualables, que nos brindaban sana alegría, por su simpleza, y que se perdieron en el camino hasta el presente que vivimos, pero no disfrutamos tanto como en nuestra niñez.

Las cosas se pierden, desaparecen, en el trascurso de la vida hasta la muerte, y tristemente recordamos, en la hora final, en el ocaso de una existencia, lo bonito que nos sentíamos antes, cuando todo era menos complicado, y se respetaba genuinamente.

Ojalá y el respeto comenzara por los políticos de profesión que nos gobiernan, y siguiera en el hogar y todas las instituciones que mencioné anteriormente, pero reconozco que no es fácil, y más cuando el ser humano ya no atiende razones más allá de la indiferencia y desdén por todo lo pasado.

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Definitivamente.

Originally posted 2018-04-02 10:19:06.

Nos olvidamos de ser humanos

Nos olvidamos de ser humanos

Cuando era niño y luego adolescente jugaba con todo y con todos, ya fueran carreras, juegos de mesa, beisbol, un poquito de baloncesto y otras cosas para pasar el tiempo. Era feliz, como cualquier jovenzuelo comenzando a experimentar sensaciones desconocidas y sentimientos nuevos.

Respetaba a mis padres y a toda persona mayor, so pena de castigo si no lo hacía. La correa volaba derechita hacia mi cuerpo si me atrevía a desobedecer a la autoridad vertida en ellos, y mis padres sí que se daban a respetar.

Pero eran chiquilladas y maldades, como hacían todos los demás, y cuando la miseria es compartida duele menos, por lo que me acostaba esa noche pensando en el día siguiente y me olvidaba de todo lo acontecido durante las horas pasadas.

La familia era nuestro centro, y los amigos y vecinos eran parte de ese complemento que hicieron aflorar en nuestra sociedad isleña la noción real de que éramos puertorriqueños bondadosos y hospitalarios. Siempre, como en todo, existe su excepción, pero la inmensa mayoría del pueblo lo era, y esa faceta nos distinguía dondequiera, dentro o fuera de Puerto Rico. Sabíamos ayudar y dar cuando hacía falta, sin que nos lo dijeran, y vivir, dejando vivir a los demás. No molestábamos al vecino con música alta y ruidos innecesarios, y cooperábamos en la vecindad si así nos lo requerían. Un entorno social quizás no perfecto, pero llevadero.

Y así crecí, como todos, lógicamente, y mundos nuevos se abrieron ante mí, aprendiendo y cometiendo errores; viviendo y dejando vivir. Era feliz, y creo que una vasta parte de mi pueblo lo era, a pesar de las limitaciones existentes en esa época de estrechez económica, primero, y luego un poquito de bonanza monetaria gracias al nacimiento industrial en los años 40, aunque todavía yo no había nacido. No soy tan viejo, quizás un poquitín estropeado nada más. Fueron tiempos diferentes al presente, pero bonitos, ricos en tradiciones y amor patrio.

Las décadas siguientes trajeron grandes cambios políticos y sociales, con el bagaje que implicaba, por ende, pero todavía se conservaba parte de nuestra idiosincrasia como pueblo. Aún nos maravillábamos por cualquier suceso que nos tocara vivir o sentir.

No recuerdo, o no sé, el momento en que comenzó la desintegración como pueblo, y la indiferencia ante todo que ahora se ha convertido en nuestra bandera enarbolada, junto con la apatía de emprender cosas nuevas que nos ayuden a salir del marasmo económico y social en el que nos encontramos ahora gracias a las malas decisiones de prácticamente todos los gobiernos que nos ha tocado soportar por los pasados años. No estoy diciendo nada nuevo. Estamos en una encrucijada histórica por no saber elegir a las personas adecuadas, y ahora pagamos el precio. Necesitamos gente de pueblo, que haya sufrido en carne propia la escasez económica y estrecheces de todas clases, que escuche a la gente, que no prometa cosas en vano, y que tenga el deseo sincero de trabajar día y noche, para realmente, quizás, tener una oportunidad de volver a ser lo que una vez fuimos.

Hemos perdido la esencia como seres humanos paulatinamente. Luego del huracán, se vio un resurgir debido a las condiciones precarias en que quedó nuestra isla, sin energía eléctrica, agua, gasolina, y artículos de primera necesidad, sin obviar los comestibles. Los vecinos se ayudaban, la oscuridad y las cosas se compartían, las interminables noches repletas de mosquitos servían para confraternizar con el vecino al que nunca buscábamos, y una corriente de solidaridad nació entre todos los puertorriqueños, pues todos atravesábamos por las mismas penurias.

Pero esa corriente se fue evaporando según se restablecían lentamente los servicios esenciales, y la gente se fue alejando el uno del otro, desafortunadamente. Perdimos ese poquito que habíamos recuperado, y volvimos a ser lo que éramos antes, un pueblo en el que cada uno vela por sí mismo, y la sonrisa que antes exhibíamos junto con el ay bendito se borró de nuestros rostros. Ya todo estaba bien. Las penurias pasaron, y el universo volvía a su normalidad. En muy poco ayudó también el desmadre gubernamental que sufrimos en esas primeras semanas en que no sabían qué hacer, derivando esta situación en la tardanza de ayuda al ciudadano. Sufrimos de más por la ineptitud de unos pocos, y lo reconocimos así, pero de regreso al presente, posiblemente seamos tan ciegos de volver a incurrir en el mismo error en tres años, y montar nuevamente al mismo o a otro diferente. No hace diferencia, sinceramente. Puerto Rico se encuentra tan perdido en el horizonte, que es difícil, pero no imposible, que podamos regresar al camino de progreso y solidaridad que una vez existió. Puede levantarse. Es cuestión de quererlo sinceramente. El puertorriqueño puede hacerlo.

Nada de lo expresado anteriormente nos devolverá esa humanidad sincera que en su momento tuvimos, y nada tampoco regresará la alegría a nuestras vidas con la que despertábamos a un nuevo amanecer. Lo único que le pido a Dios es que otro ciclón no sea necesario para que aprendamos a ser humildes y humanos, pero esta vez finalmente.

Originally posted 2018-03-31 09:21:01.

Gris (tristeza del alma)

Gris
La dócil y lánguida brisa del amanecer acaricia mi rostro impávido ante la misma, pero a la misma vez toca mi ya fatigado espíritu resquebrajado ante los embates de una vida que no acaba de admitirme como tal. El frío del nuevo amanecer me hace tiritar, y a la vez reflexionar.
Miles de ilusiones perdidas por el camino; lágrimas caídas a raudales por unas mejillas que ya dejaron de ser juveniles para entrar en los años finales de un destino marcado desde su infancia para ser grandioso, pero que por una u otra razón se quedó trunco en los albores de un sueño que nunca se realizó.
Mi esencia se perdió en la batalla por lograr mi pleno yo, y nunca lo recuperé por estar inmerso en tantas luchas estériles que en nada aportaron a mi crecimiento como ser humano, pero que sin embargo me fueron empujando cuesta abajo hasta el fondo del abismo en que mi vida, finalmente, se convirtió.
En un clamor desesperado imploro a lo alto, buscando el solaz que mi alma necesita urgentemente, pero no llega; no encuentro la paz que busco ni menos la felicidad que un simple detalle hace estallar como en tiempos lejanos en todo mi ser.
Ya mi existencia camina mustia hacia el atardecer, y las flores de la vereda ya no despiden fragancias frescas ni trascendentales para mí. No soy el mismo. Nada me alegra. ¿Acaso he sido feliz alguna vez? ¿Cuánto tuve que perder para llegar hasta aquí, abatido y vacío como nunca?
He cerrado mis ojos, buscando respuestas, y únicamente una solemne placidez se palpa alrededor de la silla en la que me encuentro sentado escribiendo estas melancólicas líneas cargadas de desaliento y frustración, y el miedo se apodera de todo mi cuerpo, quizás por presentir, que el final de mis anhelos se acerca velozmente si no me detengo en esta frenética carrera hacia la oscuridad del letargo y me afianzo finalmente en la orilla del alma para no seguir cayendo, y decido volver a ser lo que antes fui…
Peter Vergara
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Originally posted 2018-02-20 13:44:36.

Robaste mi vida (el principio del dolor), Un nuevo libro de Peter Vergara para finales de 2018

Robaste mi Vida (El principio).

No recuerdo cuándo fue, o dónde empezó todo, pues mis recuerdos se difuminan en el tiempo pasado que anhelo revivir pero que a la vez deseo olvidar.

Las palabras altisonantes, los maltratos, el desprecio de unos ojos que jamás trasmitieron amor me asaltan por momentos.

Muchas cosas. Pocas memorias.

Las memorias solo vienen a uno cuando son buenas.

Las malas, tratamos de olvidarlas en la hipocresía de la vida que no perdona cuando queremos desterrarlas.

El alma se constriñe, la alegría se dispersa; el amor se diluye.

El golpe te azota cuando no lo esperas, y la retribución no se hace esperar cuando estamos dispuestos a cobrar el agravio.

Únicamente rememoro la crueldad del momento vivido, pero olvido por un instante las lágrimas derramadas por su causa.

El pasado llega a mi puerta como un vendaval, como María llegó a nuestra existencia un aciago día de septiembre, y quiero pensar que siempre existirá un mañana para enterrar el infortunio de un amargo suceso, pero luego admito que nunca es fácil seguir adelante cuando algo o alguien te aprisiona por los pies y te impide caminar como antes.

Puedo ser muchas cosas en mi presente. Quizás convertirme en lo que siempre he deseado. Es posible que hasta la vida me devuelva con creces lo perdido.

Pero no puedo. Algo me amarra, me encadena cruelmente e impide que pueda dar un paso hacia ese espejismo que engaña mi mente, pero que no logra embaucar mi corazón. Ya no soy el mismo.

No puedo serlo.

Pero quiero.

Quiero ser el que antes fui.

Mejor.

¿Podré hacerlo?

Los gritos en la noche.

Exigencias que no amainan, palabras vertidas que no se olvidan tan fácilmente.

Locura inesperada, vivencias que se perdieron, memorias que no sirvieron de nada, y un presente que me derrota diariamente por no tener una luz que ilumine el sombrío camino que llevo recorriendo desde niño, pero que se ha oscurecido más en tiempos recientes.

El hoy me golpea furiosamente en el rostro, y anquilosa los miembros de mi cuerpo. La parálisis me aflige, y el conocimiento de lo que ya es una triste realidad que no me abandona, me abate más.

Siempre supe que no seria un juego de infantes, y que las reglas nunca serían escritas por mí, pero sinceramente, no esperaba esto.

Y no puedo evitar llorar como el niño que antes fui, ni tampoco calmar el temblor de unas manos que creí servirían para traer grandeza a este mundo, pero que difícilmente logran contenerse cuando la furia me agarra por sorpresa.

Mi conocimiento no me ayudó a prepararme para lo que venía en camino, y la prepotencia de querer saberlo todo tampoco fue determinante a la hora de enfrentar un espíritu resquebrajado que nunca pudo ser feliz, y que ahora se ceba en el mío tratando de hundirlo sin misericordia.

Nunca fui bueno adelantándome al futuro, pues es imposible para cualquiera hacerlo, en especial cuando no esperas nada del mismo, y sientes temor de saber lo que en su día sucederá. Adivinar la vida asusta, y cuando lo que logras atisbar no es agradable, menos te infunde el valor que no tienes.

Tengo miedo. El amanecer trae consigo nuevas horas de infelicidad, y la noche al llegar el sosiego momentáneo que tanto he esperado durante este infierno diario.

No quiero dejar pasar al odio. No es aconsejable. Pero avanza según trascurre mi presente, sumido en el resquemor que corroe mi felicidad, y que impide la entrada de la alegría que parece alejada de mí. La esperanza quiere escapar, pero no lo permito, todavía.

No soporto la vida. A veces quisiera no tenerla si ella no me brinda lo que anhelo profundamente. ¿Acaso ya mi entusiasmo por vivirla se fue para no volver? El hastío me encierra como reo en su aburrimiento mortal, y las llaves de la celda lucen inalcanzables a simple vista. El desdén por lo humano crece a pasos agigantados, y únicamente el dolor se dibuja en la sonrisa amarga que exhibo y que aflora ante todos por no llorar y dar rienda suelta a mis sentimientos de frustración.

¿No merezco el ser feliz? ¿Por qué se me niega tanto el serlo?

¿Qué debo hacer en este minuto crucial de mi existencia?

El ave negra de la desdicha vuela sobre mi horizonte perdido, y sueño con abatirla cada día, pero cuando estoy a punto de hacerlo, se vuelve a mirarme y se burla, alejándose rápidamente y retándome a que la derribe. ¿Lograré que caiga?

(Extracto inicial de mi próximo libro Robaste mi Vida, una historia con nexos de una realidad que viven millones de personas que pasan su existencia plena sujeta a los caprichos de un destino que trata cada día de robarnos la alegría que merecemos. No voy a adelantar nada más, pues me encuentro escribiendo esta historia, y editando otra a pasos agigantados de una buena amiga escritora (Almas Sincronizadas), que me he visto obligado a posponer por este mismo problema, y a la que pido disculpas desde el fondo de mi corazón. También a un excelente compañero literario al que le estoy trabajando su segundo libro, Tinieblas II. Ambas historias, contando con Dios, estarán listas para agosto, justo a tiempo para que participen en el concurso literario de Amazon. Robaste mi vida es algo que me toca en lo íntimo, y deseo con este libro poder ayudar a muchas personas que atraviesan por idéntica situación, y que muchas veces, en su mayoría, destruye nuestras esperanzas de ser feliz algún día sin los fantasmas del odio que en su momento son arrojados sobre cada uno de nosotros y que no merecemos).

Originally posted 2018-07-26 19:03:25.

Hemos perdido mucho, y la vida sigue su curso aunque no queramos…

Sentado en la marquesina de mi hogar, cabizbajo, distraído, triste por demás y pensando en tantas cosas, que realmente he perdido la cuenta o el orden de ellas. Solo recuerdo con pesar todas las oportunidades que he desperdiciado en mi vida por no seguir los instintos de mi corazón, o de mi mente, y mis ojos se nublan con la sombra de una lágrima que pugna por escapar, pero que al final no se atreve.

Todo esto en un rato que estuve cavilando sobre mi presente, pero reflexionando sobre el pasado que me trajo hasta aquí. Si uno pudiera cambiar el pasado, ¿lo haría? ¿O no? Creo que no. Otros dirían que sí sin pensarlo siquiera. Los malos momentos que tuve hace años, y de los que aún cargo con algunos, tengo que agradecer que gracias a ellos estoy escribiendo estas líneas y compartiéndolas con el que desee leerlas. Una existencia sin magulladuras o golpes no es una existencia bien vivida y disfrutada, porque hasta en los aciagos instantes del infortunio encontramos cosas buenas y enseñanzas que perduran por siempre, y que nos avisa en una próxima ocasión de no volver a cometer el mismo error que una vez lloramos, pero que nos abrió quizás algunas puertas que hasta ese momento nos estaban vedadas.

Palabras tristes, pero me siento así en esta hora, y lucho por desterrar los fantasmas del pasado que me impidieron lograr mis cometidos, pero no puedo, por más que lo intento, porque me falta algo posiblemente, y pido cada minuto por ello, y es el deseo de superarme a mí mismo para al final conseguir lo que anhelo. El hastío, la amargura, el vacío en mi corazón, el dolor de mi alma, el sufrimiento indeleble, hasta ahora han sido suficientes para frenarme en mi loca carrera hasta la consecución de mis sueños, y sé que puedo vencerlos, pero también creo en ocasiones que no quiero.

Me estoy derrotando cada día, y no logro ver la luz al final del camino.Hemos perdido, y mucho. Yo he perdido, y quisiera decir que no, pero admito que mi pasado me arrastra, el presente me frena, y el futuro es falso, porque desconozco el remedio para sanar mis heridas que me lastiman todavía, pero que soy incapaz de cerrarlas.

Extraño muchas cosas de mi existencia. Los amigos que se fueron, las oportunidades perdidas, los minutos de alegría compartida con mis seres queridos, a los que ya no están a mi lado porque descansan en un sitio mejor, a las palabras que nunca dije, y las que sí dije que hirieron a veces, pero que también sanaron en su momento, a los maestros que me enseñaron lo bueno y lo malo, a los desatinos cometidos que me hicieron caer de rodillas tantas veces, todo eso lo recuerdo, algunos con tristeza, otros con alegría, pero mi alma llora al pensar que ya no volverán, y que mi inocencia se laceró por la crueldad de un destino que nunca tuvo nada bueno para mí. Nada agradezco a veces, porque me quitó mucho, aunque luego me recompensó con algo hermoso, pero más perdí yo por no creer en mi potencial para salir adelante.

Y aquí, sentado en la marquesina de mi hogar, solo, pensativo, y triste, pienso que es posible que me quede algo por lo que luchar, una quimera que perseguir, un sueño por lograr, y sobreponiéndome a esta indolencia que me abate sin cesar, me levanto, cierro mis ojos, respiro profundamente por la vida que aún tengo, la llama de la pasión por realizarme que pugna cada minuto por salir, y creo, no, sé, que me queda algo en la reserva de un espíritu indomable que no quiere rendirse y buscar algo mejor, y una sonrisa aflora a mi rostro, porque sin importar todos los sinsabores que se me hayan atravesado en el camino, y los obstáculos que tuve que superar mientras todo sigue su curso, aún así tengo la esperanza de que un día conseguiré mi más preciado anhelo: Ser feliz conmigo mismo…

Originally posted 2018-07-13 19:17:54.