Adiós a mis miedos, de Peter Vergara

Creo que ya es tiempo de que puedas ayudarte tú mismo a superar todas esas cosas que hasta ahora te han negado la felicidad plena a la que tienes derecho como ser humano, esos problemas, decepciones, tristezas, sufrimientos, errores del pasado, demonios internos que te obstaculizan tu camino hacia una dicha plena. Sentí el deseo de compilar parte de mis libros, o mini guías, en un solo libro, junto con unas reflexiones diarias que regularmente posteo en mis blogs.
Viendo el éxito que han tenido las ventas de estos dos libros, Tiempo de Hacer Las Paces Con Tus Demonios, y Siempre Serás Tu Peor Enemigo, decidí tomar este paso, unirlo todo, que entiendo será de gran ayuda a mis lectores.
En un momento de tristeza, como le puede suceder a cualquier ser humano, tuve que recurrir a mi fortaleza interior, a mis recuerdos, a todos esos acontecimientos que moldearon mi existencia a lo largo del camino, y fue entonces que escribí estas mini guías, o consejos prácticos que yo tuve que utilizar para poder salir airoso tanto de los problemas, de mis miedos, de mis demonios, de todo lo que de una u otra forma me obstaculizaron y me derrotaron en sinfín de ocasiones hasta que aprendí a superarlos; a derrotarlos completamente.
No pretendo ser un escritor motivacional, de esos que suben a un podio a disertar horas y horas sobre la motivación, auto ayuda, superarse; todas esas cosas.
Sí pretendo que tú, mi amigo, puedas utilizar, aunque sea un poquito, parte de estas vivencias que me fortalecieron e hicieron el hombre que soy hoy en día, más confiado y alegre, y, sobre todo, con más fe en mí mismo para afrontar cualquier tipo de situación que se presente. Si yo lo logré, por supuesto que tú puedes también. Es cuestión de querer, desearlo con pasión.
Sin nada más, espero que te agraden estos pequeños consejos, y muy importante, que los puedas aplicar en tu propia vida. Creo que ya es tiempo de que puedas ayudarte tú mismo a superar todas esas cosas que hasta ahora te han negado la felicidad plena a la que tienes derecho como ser humano.

Amazon: rxe.me/FGQ3PP

Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad

Originally posted 2017-11-14 01:23:48.

Tiempo De Hacer Las Paces Con Mis Demonios, de Peter Vergara

Siguiendo la misma línea de Tu Peor Enemigo Siempre Serás Tú, este libro te enseña que muchas veces esos demonios grandes, pequeños, internos, son los que habitan en nosotros desde niños en la gran mayoría de las ocasiones, y que según van pasando los años se convierten en monstruos que amenazan con devorar nuestros más hermosos sueños. Y no podemos permitirlo.
Tiempo De Hacer Las Paces Con Mis Demonios es exactamente lo que buscabas hace tiempo, una historia que sacudirá tu fibra interna, la que desesperadamente buscaba la manera de salir del caos en que tu vida se ha convertido, y te hará ver, a pesar de que lo niegues, que tus demonios o problemas pueden acabar contigo en cualquier momento si lo permites. Está en ti el evitarlo. ¿Eres capaz de hacerlo? ¿Quieres ser feliz algún día sin tener que mirar los residuos del pasado que no te dejan vivir? Creo que puedes lograrlo, juntos podemos hacerlo, porque si yo vencí mis casi perennes demonios, también tú puedes hacerlo. Es cuestión de querer con verdadera pasión. ¿Quieres vencer tus demonios? Estás leyendo el libro correcto…

Amazon: rxe.me/YR0XYZ

 

Originally posted 2017-11-14 01:21:41.

Tu peor enemigo siempre serás tú a la venta en Amazon

Nunca permitas que otras personas gobiernen tu vida, ni tampoco que las situaciones tristes y dolorosas de tu pasado, o del hoy, te limiten una vida plena en el mañana. Como seres humanos libres y en búsqueda siempre perenne de la felicidad, no podemos permitirnos el lujo de que esos temores que están arraigados en nuestros corazones, y que paralizan nuestras vidas, nos detengan en nuestro camino hacia una existencia plena de bienestar y felicidad. Así como tampoco debemos admitir que no tenemos derechos a ser igual que los otros. Solamente vivimos una vez. ¿Por qué permitir que otros vivan nuestra vida, cuando aún tenemos un universo hermoso que conocer?

Eres tu peor enemigo es una mini-guía, y un pequeño extracto de unas pocas, no todas, experiencias en mi vida, que me ayudaron a superarme a mí mismo, en aras de lograr esos sueños que en su momento creí inalcanzables.

No permitas que alguien te diga lo que tienes que hacer; hazlo tú, lo que quieras, cuando quieras, ahora, no mañana, sino ahora, porque tienes todo lo que necesitas en tu interior.

Cuando aprendas a confiar en tu fortaleza interior, lograrás finalmente alcanzar tu estrella.

A la venta en Amazon: rxe.me/MLR33M

Originally posted 2017-11-14 01:13:58.

¿Cuál es mi camino? En Amazon. Cuando todo lo humano falla…

Deadly Whispers: The Beginning…

Confiamos ciegamente en las cosas humanas, y a veces hay que hacerlo hasta cierto limite, pero cuando todas esas situaciones provocan el desaliento y la crisis en nuestra existencia, y nos detiene en el camino emprendido, es tiempo de reflexionar, detenerse, y enfilar nuestra existencia en la dirección correcta con la ayuda del que nunca falla: Dios. Cuando todo lo humano falla, quizás sea hora de voltear nuestra mirada a lo alto…

A la venta en Amazon: rxe.me/VPX6QP

Susurros Mortales 2, a la venta en Amazon Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad

Originally posted 2017-11-14 01:10:17.

Bajo ataque: María, once meses después… (4to artículo de María, el monstruo nos atacó)

Bajo ataque: María, once meses después…

Pareciera como si esas interminables horas de terror vividos bajo el asedio despiadado de María no hubiesen finalizado, todavía.

Salimos a las calles en la mañana y vemos, consternados, como muchas casas y calles de nuestros pueblos lucen sin levantar vuelo, destruidas muchas de ellas bajo el ataque; otras, por el paso del tiempo y desatinada administración gubernamental en ambos niveles, municipal y estatal. Los rostros de nuestros vecinos y amigos llevan marcados en ellos los vestigios imborrables de un millón de lágrimas derramadas ese funesto día de septiembre del 2017. La tempestad nunca dejó de atacar; nosotros tampoco de pedirle a Dios con todas nuestras fuerzas por el milagro de alejarla para siempre antes de que destrozara por entero a nuestro terruño, y prácticamente lo hizo, acabar con lo que nos quedaba, pero se alejó, tarde, pero seguro, dejando atrás una estela sin parangón de hogares derruidos y vidas segadas. La historia se encargó de recordarnos que de nada vale ser la Isla del Encanto, si no nos comportamos con humildad ante la fuerza inconmensurable de la naturaleza y de quien la gobierna, uno que no necesita votación electoral cada cuatro años para seguir dirigiendo el cauce de nuestras existencias.

Olvidamos por un momento inclinar el rostro y bajar la mirada, y fue en ese preciso instante cuando la furia de los vientos se ensañó con nosotros hasta lo indecible. No existe gobernante terrenal, ni político oportunista, que sea mas grande que lo antes expuesto, aunque ellos en la soledad de sus vidas y ante el espejo de su habitación que nada oculta, les diga en su cara que nada son si no tienen la entereza, dignidad y humildad que se requiere cuando de dirigir un pueblo se trata. Quizás se crean grandes, y posiblemente los demás lisonjeros a su alrededor se lo hagan creer, pero potentes naciones han caído bajo la embestida de la naturaleza por no creer que nada somos, ni seremos, si no pedimos ayuda al que sí nos la brindará cada vez que lo necesitemos.

Somos humanos e imperfectos, y limitados en muchas cosas, pero creo que podemos aprender todavía.

Aprender que la vida tiene un ayer, hoy y mañana, y que el presente puede ser el maestro que necesitamos para evitar los errores del futuro.

No podemos adivinar lo que nos depara, si otra cruel enseñanza o miles de bendiciones, pero debemos de estar preparados para cualquier eventualidad, sin importar lo dura que pueda ser. No es con recriminaciones ni endilgarle culpas a otros como podemos volver a levantarnos, sino con mucho trabajo y sacrificio que, quizás, algún día, deje en el pasado las malas decisiones y administraciones que juraron ante un pueblo ser la diferencia, y que al final, solo resultaron ser aves de paso por creer que podían ser más grandes que Dios.

La vida se encarga siempre de recordarnos que no somos inmortales ni sabios, y que lo que hagamos mal ahora tendrá su consecuencia mañana.

Los primeros días y meses después del ataque lucimos como un pueblo compasivo y solidario, y lo que antes rechazábamos por orgullo luego lo aceptábamos con humildad de espíritu. Lástima en ese sentido de que las cosas hayan vuelto a ser como antes, o quizás hasta peor, pues lejos quedaron esos sentimientos y unión de un país ante los embates de la naturaleza, para volver a caminar el mismo camino que juramos no volver a recorrer en esas oscuras y largas horas de agonía ante la acometida del monstruo.

Pienso que a veces no aprendemos la lección, cabeciduros al fin.

Solo espero que el profesor no repita la clase mañana, ni nunca, pues nos colgamos de nuevo…

Originally posted 2018-08-09 16:51:14.

Cuando mis ojos lloraron hoy

Cuando mis ojos lloraron hoy

Las primeras horas del amanecer siempre son las más oscuras en mi vida, pues la tristeza que me asola es compañera inseparable que nunca se aleja, aunque le caiga a patadas, ni la desazón que me invade tiene compasión conmigo cuando de abrumarme se trata.

A veces me despierto en medio de la noche, y permanezco con los ojos cerrados, inmerso en pensamientos que siempre tratan de imponerme su voluntad a capricho como si un muñeco o títere yo fuera. A veces lo logra; otras no.

Hoy lo consiguió. Tristemente. Traté de evitar que traspasara la zona de serenidad que aún conservo a duras penas en mi presente actual, y me invadió. Los pensamientos que nadie desea, el sentimiento del que muchos huyen despavoridos.

Pájaros portadores de pesimismo que hacen su nido sobre tu cabeza, y luego son reacios a marcharse, aunque sepan que no son bienvenidos. El pensamiento de la derrota, el dolor que experimentas, del desaliento que no te libera, y el carcelero déspota que no afloja las cadenas, aunque clemencia pidas.

Permití que me alcanzara, y hoy, al despedirme de mi ser amado, no pude evitar que mis ojos se aguaran, nublando mi visión al encender el auto y proseguir la marcha. Miles de cosas pasaron por mi mente, y el caudal de sentimientos encerrados en mi corazón se desbordaron como torrente violente que destroza todo a su paso.

Me sentí abatido por infinidad de cosas. Abrumado por la vida y abandonado a la deriva sin esperanza de encontrar un puerto seguro al que dirigirme en busca de mi salvación.

Sé que algo sucederá que alegrará mi existencia y la encarrilará al camino que una vez seguí, y que muchas puertas se abrirán en su momento cuando Dios así lo disponga, pero en este instante me siento decaído, sin fuerzas para seguir adelante y luchar por lo que puedo lograr de así desearlo.

Los pasados meses no han sido fáciles. Los golpes se han sucedido uno detrás del otro, pero no me han derrumbado definitivamente. Pierdo la ilusión de vivir en ocasiones, pero luego recuerdo que todavía hay personas a mi alrededor que confían en mi plenamente, y me aman, y trato de desterrar toda esa negatividad y pocos deseos de batallar que me restan, y abro mis ojos en medio de la madrugada, y sonrío.

Todavía me queda algo por lo que luchar, y Dios no permitirá que caiga en el campo de batalla sin antes haber conseguido lo que tanto anhelo.

Volver a ser el que antes fui. A pesar de las lágrimas…

Originally posted 2018-08-06 13:56:11.

Todo sucede porque así tiene que ser, pero cuando más derrotado estemos, ahí es que lo único que puede salvarnos es tener fe, confianza, de que siempre la luz llegará a nuestras vidas.

Originally posted 2018-07-08 00:23:39.

Nada se puede resistir

Originally posted 2018-04-15 22:03:53.

Huracán María 4645 – gilbertoriveraescritor.simplesite.com

Gilberto Rivera, Escritor – http://gilbertoriveraescritor.simplesite.com/
— Leer en gilbertoriveraescritor.simplesite.com/427212979

Originally posted 2018-08-05 00:44:02.

¿Cómo amaneciste hoy? (Tu Peor Enemigo)

¿Cómo amaneciste hoy?

Buena pregunta, ¿verdad? Sin embargo, es una interrogante que nos formulamos cada día al levantarnos de la seguridad de nuestra cama, y en la gran mayoría de las ocasiones, quisiéramos arroparnos nuevamente, cerrar nuestros ojos, y volver a ese calorcito agradable que nos brinda las sábanas y la cama.
Bajo ningún motivo quisiera yo levantarme, te dices a ti mismo, pero qué remedio, tengo que hacerlo, tengo que llevar los nenes a la escuela, la esposa, yo llegar al mío, y otra vez la misma rutina diaria que has venido siguiendo como un autómata cada día por los pasados años.
Una rutina que te agota emocionalmente, que no te brinda aliciente de ninguna clase, que te aburre hasta morir, pero morir en vida, porque sigues haciendo exactamente lo mismo y lo mismo minuto a minuto, hora tras hora, día tras día, mes tras mes, y año tras año.
Y la cosa parece no mejorar. Pareciera como si se hubiesen olvidado de ti a la hora de repartir felicidad y prosperidad, y que unos pocos, los escogidos, fueran los recipientes de el Hada Fortuna.
Qué mal, ¿verdad? ¿Y qué prefieres hacer ahora? ¿Nos sentamos a llorar como siempre haces? ¿Comienzas a lamentarte como ha sido tu estilo por los pasados tiempos, cada vez que las cosas te salen mal? ¿Te dan deseos de salir corriendo, y no detenerte hasta llegar al mismo lugar de donde saliste? O sea, corriste. ¿Para qué? ¿Para regresar a tu sitio de origen, la desesperanza y vacío en que se ha convertido tu existencia desde hace tanto tiempo que ya ni recuerdas?
¿De qué te sirve correr, si vas a regresar al mismo sitio?
¿Por qué no corres, pero hacia tu felicidad, hacia tus metas y sueños, hacia tu libertad completa como ser humano que tiene derecho a ser feliz y vivir a plenitud, de persona con sentimientos y deseos que aspira a un mundo repleto de dicha, de bienestar, de cosas buenas?
¿Por qué te detuviste al leer estas palabras? ¿Por qué no seguiste corriendo? Si ya estás en carrera, ¿por qué no aprovechar, y conviertes tu carrera inútil de ahora en la carrera por una vida plena?
Levántate cada mañana, sí, pero con la convicción de que ese día va a ser el comienzo de una carrera hacia tu bienestar, hacia la luz del túnel que ansiosamente siempre has querido ver, hacia el mundo maravilloso que siempre has anhelado encontrar y ver, pero que como en los pasados tiempos has sido golpeado y vilipendiado, y te has refugiado en tu conformismo y tristeza, en vez de luchar por superarlo, no has podido finalmente hallar.
Te lo sigo repitiendo hasta el cansancio. Si te consideras en el último eslabón de la cadena, y ya no hay espacio ahí abajo, ¿por qué no comienzas a subir, poco a poco, centímetro a centímetro, hasta llegar a dónde quieres? Si ya no puedes llegar más abajo en tu dolor y sufrimiento, y estás estancado dentro de la cárcel de tu conformismo, ¿por qué no tomas la decisión, ahora, de vivir tu vida?
Pero no como otros quieren, sino como tú deseas.

(Extracto de Tu Peor Enemigo Siempre Serás Tú, de Peter Vergara, en Amazon: https://read.amazon.com/kp/embed?asin=B01LMLR33M&preview=newtab&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_Q-fzBbBD8D9C4&tag=vergram-20

Originally posted 2018-08-03 14:01:34.

¿Eres de los que temen hacerlo?

Una de las cosas que más impiden tu progreso y bienestar es tu temor para hacerlo, lo que sea, desde hablar con otra persona, pararte frente a un público a hablar, conducir por primera vez un carro, invitar a la persona de tus sueños a pasear e ir al cine, ir al gym a hacer ejercicios porque crees que es una pérdida de tiempo, y otras situaciones adicionales.

Titubeas, dudas en el paso a dar siguiente, las palabras y tu decisión no aparecen, piensas que el universo entero conspira contra ti por tu miedo, y sientes como un mazo enorme encima de ti cuando tienes que hacer algo que te inspira pánico.

Un aumento de sueldo que no pides, tu pareja que te abandona, el terror a permitir que los demás vean en tu interior y se burlen de lo descubierto, son sentimientos paralizantes que te detienen en la marcha, y no sabes cómo adquirir la confianza necesaria para enfrentar tus monstruos internos.

Creo que cualquier ser humano siente miedo no una, sino muchas veces, en el trascurso de su existencia, y es natural. Lo desconocido nos aterra, aunque sepamos que detrás de ese muro se encuentra lo que deseamos con fervor, y que el solamente superarlo conlleva un sinfín de cosas buenas y bendiciones para ti.

¿Cuántas veces me he levantado por la mañana, aterrado? En infinidad de ocasiones. La noche antes no logro conciliar el sueño, mi cama se convierte en un campo de batalla que no puedo derrotar debido a los miedos que me atosigan continuamente, y el mañana, o sea, mi futuro próximo, no quiero que llegue y traiga nuevos miedos que sean mas gigantescos que los anteriores, y son bastantes.

Mi existencia completa es un libro de oportunidades perdidas y sueños truncados. El carril rápido es demasiado atemorizante para tomarlo, y me quedo en el carril lento, el seguro, mientras los demás se aprovechan de mi indecisión para llegar antes a la meta ansiada.

¿Te parece conocido todo lo expuesto? ¿Eres de esas personas que temen hacerlo? Lo que sea, como dije anteriormente.

¿Te sientes feliz por esta situación, o quieres hacer algo para salir del marasmo en el que te encuentras por tus miedos?

¿Cómo amaneciste hoy?

Buena pregunta, ¿verdad? Sin embargo, es una interrogante que nos formulamos cada día al levantarnos de la seguridad de nuestra cama, y en la gran mayoría de las ocasiones, quisiéramos arroparnos nuevamente, cerrar nuestros ojos, y volver a ese calorcito agradable que nos brinda las sabanas y la cama.

Bajo ningún motivo quisiera yo levantarme, te dices a ti mismo, pero qué remedio, tengo que hacerlo, tengo que llevar los nenes a la escuela, la esposa, yo llegar al mío, y otra vez la misma rutina diaria que has venido siguiendo como un autómata cada día por los pasados años.

Una rutina que te agota emocionalmente, que no te brinda aliciente de ninguna clase, que te aburre hasta morir, pero morir en vida, porque sigues haciendo exactamente lo mismo y lo mismo minuto a minuto, hora tras hora, día tras día, mes tras mes, y año tras año.

Y la cosa parece no mejorar. Pareciera como si se hubiesen olvidado de ti a la hora de repartir felicidad y prosperidad, y que unos pocos, los escogidos, fueran los recipientes de la Hada Fortuna.

Qué mal, ¿verdad? ¿Y qué prefieres hacer ahora? ¿Nos sentamos a llorar como siempre haces? ¿Comienzas a lamentarte, como ha sido tu estilo por los pasados tiempos, cada vez que las cosas te salen mal? ¿Te dan deseos de salir corriendo, y no detenerte hasta llegar al mismo lugar de donde saliste? O sea, corriste. ¿Para qué? ¿Para regresar a tu sitio de origen, la desesperanza y vacío en que se ha convertido tu existencia desde hace tanto tiempo que ya ni recuerdas?

¿De qué te sirve correr, si vas a regresar al mismo sitio?

¿Por qué no corres, pero hacia tu felicidad, hacia tus metas y sueños, hacia tu libertad completa como ser humano que tiene derecho a ser feliz y vivir a plenitud, de persona con sentimientos y deseos que aspira a un mundo repleto de dicha, de bienestar, de cosas buenas?

¿Por qué te detuviste al leer estas palabras? ¿Por qué no seguiste corriendo? Si ya estás en carrera, ¿por qué no aprovechar, y conviertes tu carrera inútil de ahora en la carrera por una vida plena?

Levántate cada mañana, sí, pero con la convicción de que ese día va a ser el comienzo de una carrera hacia tu bienestar, hacia la luz del túnel que ansiosamente siempre has querido ver, hacia el mundo maravilloso que siempre has anhelado encontrar y ver, pero que como en los pasados tiempos has sido golpeado y vilipendiado, y te has refugiado en tu conformismo y tristeza, en vez de luchar por superarlo, no has podido finalmente hallar.

Te lo sigo repitiendo hasta el cansancio. Si te consideras en el último eslabón de la cadena, y ya no hay espacio ahí abajo, ¿por qué no comienzas a subir, poco a poco, centímetro a centímetro, hasta llegar a dónde quieres? Si ya no puedes llegar más abajo en tu dolor y sufrimiento, y estás estancado dentro de la cárcel de tu conformismo, ¿por qué no tomas la decisión, ahora, de vivir tu vida?

Pero no como otros quieren, sino como tú deseas. (Extracto del libro Adiós a mis miedos, hola a mi nueva vida, escrito por Peter Vergara)

Deja atrás tus miedos, deséchalos, no permitas que se vuelvan a alojar en tu corazón, saca de tu vida todo lo que te impida avanzar, y comienza de nuevo.

El miedo no puede impedirte ser feliz si así lo deseas. Al contrario, puede ser lo que necesitas para que despiertes a la hermosa realidad de que todo puede ser posible, de que tu existencia puede cambiar radicalmente para bien, de que la felicidad se encuentra a nada de conseguirla.

Y todo esto lo puedes lograr.

Si pierdes tu temor a hacerlo.

Originally posted 2018-04-06 10:08:47.

Cansado y sin fuerzas (1)

Cansado y sin fuerzas
¿Quién no se ha sentido así en ocasiones? ¿O siempre? ¿Uno de esos días que se convierten en meses y luego años, y parecen no tener fin?
La desesperación hace presa de ti, te agarra por la cabeza, tu mente, tus emociones, tu psiquis, y va descendiendo lentamente hasta que comienzas a padecer de dolores físicos que son consecuencia de este sentimiento de impotencia que un día llegó y no se quiere alejar.
Puede ser causado por un sinfín de razones, desde problemas familiares, económicos, pérdida de empleo, de pareja, con amigos o familiares, hasta con el que menos uno espera, pero empieza así, con una discusión posiblemente, un mal rato pasado, una palabra que te hirió y te llegó al alma, en fin, por cualquier cosita puede empezar tu caída desde el cielo hasta el infierno, y no entiendes qué te sucede, no quieres escuchar consejos, y tampoco buscar ayuda que pueda hacerte comprender la razón principal por la que te sientes como nada ni nadie.
En mi caso particular, en muchas ocasiones me siento así, como nada, como un pequeño granito de arena al que nadie hace caso ni le importa a los demás, y me desespera saber que estoy mal, que me encuentro al borde del abismo, que estoy a punto de estallar porque no entiendo que la vida me trate así, y que me castigue con tantas aflicciones cuando creo no merecerlas.
Cualquier ser humano, en un momento dado, sufre lo mismo que tú o que yo, y también se mira al espejo y no entiende el porqué de sentirse así.
Aquí únicamente existen dos soluciones: o te hundes para siempre, rumiando tus pesares al que quiera escucharte y lamentarse contigo, o resucitas de entre los muertos de ánimo, de vida, en el que te encuentras, un mundo gris sin esperanzas ni ilusiones, y das un paso adelante para salir del marasmo emocional y físico en el que te encuentras sin tener culpa.
Yo me encontré en esta situación, me vi en el espejo, y no me gustó lo que veía, un hombre derrotado sin ilusiones y sin felicidad, y traté con mis propias fuerzas de escapar del agujero negro en el que mi existencia se había convertido.
Los primeros días no pude; sabía que tenía que realizar un pequeño esfuerzo solamente para comenzar mi recuperación, pero no me atrevía a darlo.
Cuando la vida te pone contra el ensogado, golpeado sin misericordia, atrapado por todos los flancos, y no puedes huir, es cuando tienes que respirar profundamente, abrir tus ojos a la cruda realidad, y decidir dar ese paso inicial en la escalera de la vida hasta el tope en el que una vez estuviste.
Puedes hacerlo, subir peldaño a peldaño por esa larga escalera, pero yo no puedo decirte cómo debes de hacerlo, ni el momento apropiado, aunque eso lo reconoces cuando las lágrimas sin razón aparente surcan tus mejillas y las fuerzas te flaquean, y entiendes que ya no hay más camino que el que debes de tomar para subir la escalera, hasta arriba, y para abajo ni mirar, a no ser que sea para recordar lo que sufriste y no tienes que sentir nuevamente y luego olvidar la razón por la que llegaste tan abajo.
La depresión es algo triste, que engarrota tu vida, cerebro y cuerpo, y que te impide avanzar, aunque lo desees, pero cuando te sumerge en un segundo en la idea negra de acabar con todo por que ya no tienes esperanza, es cuando la única alternativa para no sucumbir es sacar de tu corazón lo poquito que te queda, la gasolina que todavía queda en el tanque, y comenzar a andar hacia el primer peldaño de la escalera.
Puedo escribir docenas de libros o de consejos sobre esto, pero cada caso es particular, y los remedios que posiblemente le funcionen a otra persona quizás no te sirvan a ti, o las palabras reconfortantes de un ser amado caigan en oídos sordos porque no quieres, o no puedes, escucharlas ya y aplicarlas a tu existencia abatida y sin alicientes para seguir viviendo en el universo de felicidad que tú, como ser humano, necesitas y mereces.
Sal de tu abismo, alegra esa cara, sonríe, aún tienes tiempo de hacerlo, te queda una vida para superar tu tristeza y dolor, y tienes gente al lado que te pueden brindar su apoyo en este tranque emocional que tienes encima. No permitas que un día, o un mes, o años de infelicidad te destruyan para siempre, pues, aunque no lo creas, todavía hay esperanza y la alegría de vivir y de reír no está vedada para ti.
Solamente tienes que decidir, hoy, no mañana, no sigas esperando una solución milagrosa que no ha de llegar, pues la solución a todos tus pesares se encuentra únicamente en ti, y en la fortaleza necesaria que debe salir a la superficie desde tu corazón. Nadie más puede regalarte la felicidad, y menos estas palabras, aunque ayuden un poco. Escribo todo esto porque me siento así, sin esperanzas, pero estas palabras y mi actitud guerrera lograran sacarme a flote de la tristeza que ahora experimento, como antes lo hice sin quedarme derrotado.
Eres tú el que tiene que regalarse una oportunidad para vivir plenamente.
¿No crees que hoy sería un buen día?

Peter Vergara

Originally posted 2018-03-26 10:28:56.

Relato: Una vida simple. (Artículo escrito por Peter Vergara para El Magacín de España) 2016

Al despertar esta mañana como a las 6, apenas abrí los ojos supe que no iba a ser un día normal. El malestar perenne en el cuerpo, el desánimo diario al levantarme, la aburrida idea de otra jornada más, no era la mejor alternativa para levantar mi decaído espíritu. Pero tratando de infundirme una alegría que distaba mucho de sentir, salí de mi cama, directo a las tareas de aseo, rutinarias como mi existencia vacía.

Mientras me tomaba una taza de café, leyendo el periódico que el joven porteador había dejado como siempre tirado frente a mi casa, no pude evitar el recordar una época de mi vida que creí olvidada.

Mi niñez. Una época en la que corría con mis amigos de la escuela, participaba en los juegos de deportes, aunque nunca fui muy bueno en la práctica de los mismos; entraba al salón de clases, pero las materias escolares no entraban en mi mente, los regaños de mis profesores porque siempre mi pensamiento estaba distante, las asignaciones que invariablemente mi madre terminaba de hacer ya que al llegar a mi casa iba directamente a encender el televisor, el acostarme temprano porque al otro día había clases, y todas esas pequeñas y grandes cosas que conformaron mi niñez, y que ahora, sin saber por qué, asaltaban mi corazón esta temprana mañana del domingo mientras leía el periódico.

Cuando niño, todo lo que anhelaba era jugar, divertirme, no pensar en nada, porque, al fin y al cabo, mi niñez se componía de todo, y de nada. Mi única responsabilidad era conmigo mismo, y era el ser feliz sin importar nada.

“Todo, se extravió en aras de cosas más importantes que nunca llegaron.”

Eso era la felicidad para mí, cosas pequeñas que se erigían en un todo conformando mi existencia de temprana edad, pero que con el transcurso de los años y de las décadas, se convirtieron en hermosos recuerdos de un ayer que inexplicablemente, estoy añorando en esta mañana del domingo, solo, en la inmensidad de una habitación que me devuelve la mirada que poso sobre ella sin respuestas a mis preguntas:

¿Qué paso con mi vida? ¿En qué momento perdí la inocencia y alegría de mi niñez para convertirme en un adulto amargado?

Al encontrarme con mi soledad existencial de lleno en esta mañana del domingo, recordé todas esas cosas bonitas, los amigos entrañables, la familia unida en las ocasiones festivas, el primer amor que nunca se olvida, también la primera decepción amorosa que te marca de por vida, mi primer empleo, el disgusto inicial con el jefe por no seguir sus instrucciones en una tarea, el torpe comienzo de mi primera cita amorosa con la mujer que luego se convertiría en mi esposa y madre de mis dos hijos, todo eso, en breves minutos, recordé con tristeza en esta mañana.

Y no pude evitar el llorar, llorar por lo perdido, por los errores cometidos, por las personas que ya no se encuentran a mi lado, por la esposa que no supe conservar por enamorarme de otra chica más joven, por el cariño extraviado de unos hijos para los cuales nunca tenía tiempo de atenderlos y quererlos como ellos me pedían a cada rato, por todas esas oportunidades grandiosas que tuve para ser feliz en el transcurso de mi existencia, y que yo estúpidamente, deje ir por estar cegado en mi efímera juventud y mi pretenciosa percepción de que iba a ser importante para siempre. Nada es para siempre; nada es eterno.

Todo eso lo perdí; todo lo que amaba y no sabía que amaba, pero que ahora, en este triste domingo, sentado frente a una taza de café, y leyendo un periódico repleto de noticias que ya no me importan para nada, recuerdo con dolor, porque lo que uno ama se pierde si no se sabe conservar y amar a la vez.

Extraño mi niñez. No era responsable de nada, y reía, jugaba, correteaba, hacia maldades, besaba a la niña que me gustaba a escondidas, detrás del salón de clases de la maestra de ciencia, todas esas situaciones y personas que delinearon el rumbo que luego yo tomaría en el camino de la vida.

Porque todo te marca, eternamente, aunque no quieras reconocerlo. Todas las personas y situaciones por las que hemos atravesado definen nuestro ser, nuestro yo, nuestra percepción de lo que es la vida, y nos trazan en ese momento el recorrido que debemos seguir por la vereda de nuestra existencia, de nuestro destino, y cuando queremos darnos cuenta, estamos sentados tomando un café, solos, y leyendo un insulso periódico, en una triste mañana de domingo.

Lo tuve todo, y así mismo lo perdí todo, y rápidamente. Y lo perdí, porque no supe valorar lo que tenía entre mis manos y lo dejé escapar. El amor de mi familia, el respeto de mis amigos y compañeros, el cariño de mis fallecidos padres, todo, pero todo, se extravió en aras de cosas más importantes que nunca llegaron, y de ambiciones sin medida que puse por encima de lo que realmente importaba en mi vida: el amor de los míos.

Ahora, que me encuentro solo, triste y vacío, en esta inmensa habitación de mi llamada residencia, porque dejo de ser hogar hace muchos años, es que reniego de mi existencia porque fui cobarde para no admitirlo, porque fui un pésimo esposo y padre, porque me convertí con el tiempo en una máquina de generar dinero sin importarme nada, y porque no supe retener lo que verdaderamente contaba para ser feliz.

Quisiera retroceder en el tiempo, no volver a cometer todos esos desaciertos que me hundieron en la soledad en la que ahora me encuentro, pero ya es tarde para redimirme de mis pecados. Ya pronto mi vida terminará en este mundo, ya mi corazón dejará de latir en poco tiempo, porque ya no fui capaz de sobrellevar mi existencia vacía, y me entregué por completo a la soledad, donde no existe la esperanza de un mejor amanecer.

Ya no me importa. Ni tampoco lo anhelo. Mi mejor amanecer ya pasó cuando decidí vivir una vida simple, pero a costa de mi felicidad.

Una felicidad que ya nunca podré tener. Quizás en otra vida… Link: https://www.elmagacin.com/relato-una-vida-simple/

Originally posted 2018-01-17 01:27:54.

Adiós a mis miedos, de Peter Vergara

Creo que ya es tiempo de que puedas ayudarte tú mismo a superar todas esas cosas que hasta ahora te han negado la felicidad plena a la que tienes derecho como ser humano, esos problemas, decepciones, tristezas, sufrimientos, errores del pasado, demonios internos que te obstaculizan tu camino hacia una dicha plena. Sentí el deseo de compilar parte de mis libros, o mini guías, en un solo libro, junto con unas reflexiones diarias que regularmente posteo en mis blogs.
Viendo el éxito que han tenido las ventas de estos dos libros, Tiempo de Hacer Las Paces Con Tus Demonios, y Siempre Serás Tu Peor Enemigo, decidí tomar este paso, unirlo todo, que entiendo será de gran ayuda a mis lectores.
En un momento de tristeza, como le puede suceder a cualquier ser humano, tuve que recurrir a mi fortaleza interior, a mis recuerdos, a todos esos acontecimientos que moldearon mi existencia a lo largo del camino, y fue entonces que escribí estas mini guías, o consejos prácticos que yo tuve que utilizar para poder salir airoso tanto de los problemas, de mis miedos, de mis demonios, de todo lo que de una u otra forma me obstaculizaron y me derrotaron en sinfín de ocasiones hasta que aprendí a superarlos; a derrotarlos completamente.
No pretendo ser un escritor motivacional, de esos que suben a un podio a disertar horas y horas sobre la motivación, auto ayuda, superarse; todas esas cosas.
Sí pretendo que tú, mi amigo, puedas utilizar, aunque sea un poquito, parte de estas vivencias que me fortalecieron e hicieron el hombre que soy hoy en día, más confiado y alegre, y, sobre todo, con más fe en mí mismo para afrontar cualquier tipo de situación que se presente. Si yo lo logré, por supuesto que tú puedes también. Es cuestión de querer, desearlo con pasión.
Sin nada más, espero que te agraden estos pequeños consejos, y muy importante, que los puedas aplicar en tu propia vida. Creo que ya es tiempo de que puedas ayudarte tú mismo a superar todas esas cosas que hasta ahora te han negado la felicidad plena a la que tienes derecho como ser humano.

Amazon: rxe.me/FGQ3PP

Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad

Originally posted 2017-11-14 01:23:48.

Tiempo De Hacer Las Paces Con Mis Demonios, de Peter Vergara

Siguiendo la misma línea de Tu Peor Enemigo Siempre Serás Tú, este libro te enseña que muchas veces esos demonios grandes, pequeños, internos, son los que habitan en nosotros desde niños en la gran mayoría de las ocasiones, y que según van pasando los años se convierten en monstruos que amenazan con devorar nuestros más hermosos sueños. Y no podemos permitirlo.
Tiempo De Hacer Las Paces Con Mis Demonios es exactamente lo que buscabas hace tiempo, una historia que sacudirá tu fibra interna, la que desesperadamente buscaba la manera de salir del caos en que tu vida se ha convertido, y te hará ver, a pesar de que lo niegues, que tus demonios o problemas pueden acabar contigo en cualquier momento si lo permites. Está en ti el evitarlo. ¿Eres capaz de hacerlo? ¿Quieres ser feliz algún día sin tener que mirar los residuos del pasado que no te dejan vivir? Creo que puedes lograrlo, juntos podemos hacerlo, porque si yo vencí mis casi perennes demonios, también tú puedes hacerlo. Es cuestión de querer con verdadera pasión. ¿Quieres vencer tus demonios? Estás leyendo el libro correcto…

Amazon: rxe.me/YR0XYZ

 

Originally posted 2017-11-14 01:21:41.

Tu peor enemigo siempre serás tú a la venta en Amazon

Nunca permitas que otras personas gobiernen tu vida, ni tampoco que las situaciones tristes y dolorosas de tu pasado, o del hoy, te limiten una vida plena en el mañana. Como seres humanos libres y en búsqueda siempre perenne de la felicidad, no podemos permitirnos el lujo de que esos temores que están arraigados en nuestros corazones, y que paralizan nuestras vidas, nos detengan en nuestro camino hacia una existencia plena de bienestar y felicidad. Así como tampoco debemos admitir que no tenemos derechos a ser igual que los otros. Solamente vivimos una vez. ¿Por qué permitir que otros vivan nuestra vida, cuando aún tenemos un universo hermoso que conocer?

Eres tu peor enemigo es una mini-guía, y un pequeño extracto de unas pocas, no todas, experiencias en mi vida, que me ayudaron a superarme a mí mismo, en aras de lograr esos sueños que en su momento creí inalcanzables.

No permitas que alguien te diga lo que tienes que hacer; hazlo tú, lo que quieras, cuando quieras, ahora, no mañana, sino ahora, porque tienes todo lo que necesitas en tu interior.

Cuando aprendas a confiar en tu fortaleza interior, lograrás finalmente alcanzar tu estrella.

A la venta en Amazon: rxe.me/MLR33M

Originally posted 2017-11-14 01:13:58.

¿Cuál es mi camino? En Amazon. Cuando todo lo humano falla…

Deadly Whispers: The Beginning…

Confiamos ciegamente en las cosas humanas, y a veces hay que hacerlo hasta cierto limite, pero cuando todas esas situaciones provocan el desaliento y la crisis en nuestra existencia, y nos detiene en el camino emprendido, es tiempo de reflexionar, detenerse, y enfilar nuestra existencia en la dirección correcta con la ayuda del que nunca falla: Dios. Cuando todo lo humano falla, quizás sea hora de voltear nuestra mirada a lo alto…

A la venta en Amazon: rxe.me/VPX6QP

Susurros Mortales 2, a la venta en Amazon Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad

Originally posted 2017-11-14 01:10:17.